GIOVANNI - Carlo collodi

+24

No comments posted yet

Comments

Slide 1

Carlos Collodi CARLO COLLODI

Slide 2

Carlo Lorenzo Fillipo Giovanni Lorenzini, más conocido con el seudónimo de Collodi (nombre del pueblo natal de la madre), nace en Florencia el 24 de noviembre de 1826. La madre, Angelina Orzali, tiene el diploma de maestra, pero trabaja como camarera para la ilustre familia “Garzoni Venturi”, ella será recordada con especial cariño por el pequeño Carlo. El padre, Domenico Lorenzini, es una persona de origen humilde con una carácter débil y una salud frágil que trabaja como cocinero para los citados marqueses Ginori. Primogénito de una numerosa  y desdichada familia (seis de sus diez hijos mueren muy jóvenes), Carlo va a la escuela elemental de Collodi, donde vive con una tía. A pesar de su carácter vivaz, inquieto y rebelde, estudia en el seminario de Val d'Elsa y, luego, en los Esculapios de Florencia. Cuando el hermano Paolo Lorenzini se convierte en un director de la Manifactura Ginori, la familia puede gozar de un poco de serenidad y bienestar económico, y Carlo inicia la carrera de empleado y periodista.  Biografía

Slide 3

En 1848, se enrola como voluntario en la primera guerra de independencia, junto a los seguidores de Mazzini. En el verano de ese mismo año, funda el cotidiano de sátira política "Il Lampione", pero en 1849, con el retorno del gran duque Leopoldo, se prohíbe su publicación; volverá a publicarse once años después, gracias a la tenacidad del fundador. Durante esos años de prohibición, Collodi trabaja en un periódico de temas estrictamente teatrales, "Scaramuccia".  En 1856 escribe el libro "Un romanzo in vapore", con un tono transgresor y lleno de humor, y, sucesivamente, publica "Il viaggio per l'Italia di Giannettino".  En 1859, movido por los ideales patrióticos, participa en la segunda guerra de independencia.

Slide 4

Collodi, escritor de carácter jovial y versátil, aunque algunos lo consideran algo perezoso, colabora, hasta el 1875, con numerosos diarios; también escribe novelas y obras de teatro, aunque ninguna destaca por su valor creativo.   El primer texto escrito para un público infantil es de 1876: "I racconti delle fate", espléndidas traducciones de fábulas francesas encargadas por la editorial Paggi. A partir de entonces, Collodi se consolida como un escritor de literatura infantil y redacta numerosos textos escolásticos que lo hacen famoso en el ámbito de la educación pública de la Italia recién unida.  Sin embargo, Collodi se hará realmente famoso con la publicación de la novela “Las aventuras de pinocho", la historia del títere más famoso del mundo. Publicada inicialmente por capítulos, a partir del 7 de julio de 1881, en el "Giornale per i bambini" de Ferdinando Martini, con el título "Storia di un burattino", la obra sale integralmente en 1883 con el editor Felice Paggi de Florencia. La obra ha llegado a 187 ediciones y ha sido traducida a 260 idiomas y dialectos. Antes de gozar del merecido éxito, Carlo Collodi muere repentinamente el 26 de octubre de 1890 en Florencia. Sus cartas, donadas por la familia, se conservan en la Biblioteca Nacional Central de Florencia. 

Slide 5

Obras: Macchiette (1880) Occhi e nasi (1881) Storie allegre (1887) Racconti delle fate Ragazzi grandi Giannettino (1876) Minuzzolo Il viaggio per l'Italia di Giannettino Le avventure di Pinocchio : storia di un burattino Las aventuras de Pinocho

Slide 6

Fragmento de: Pinocho Hace mucho tiempo, un carpintero llamado Gepeto, como se sentía muy solo, cogió de su taller un trozo de madera y construyó un muñeco llamado Pinocho. -¡Qué bien me ha quedado! -exclamó-. Lástima que no tenga vida. Cómo me gustaría que mi Pinocho fuese un niño de verdad. Tanto lo deseaba que un hada fue hasta allí y con su varita dio vida al muñeco. -¡Hola, padre! -saludó Pinocho. -¡Eh! ¿Quién habla? -gritó Gepeto mirando a todas partes. -Soy yo, Pinocho. ¿Es que ya no me conoces? -¡Parece que estoy soñando! ¡Por fin tengo un hijo! Gepeto pensó que aunque su hijo era de madera tenía que ir al colegio. Pero no tenía dinero, así que decidió vender su abrigo para comprar los libros. Salía Pinocho con los libros en la mano para ir al colegio y pensaba: -Ya sé, estudiaré mucho para tener un buen trabajo y ganar dinero, y con ese dinero compraré un buen abrigo a Gepeto. De camino, pasó por la plaza del pueblo y oyó: -¡Entren, señores y señoras! ¡Vean nuestro teatro de títeres! Era un teatro de muñecos como él y se puso tan contento que bailó con ellos. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que no tenían vida y bailaban movidos por unos hilos que llevaban atados a las manos y los pies. -¡Bravo, bravo! -gritaba la gente al ver a Pinocho bailar sin hilos. -¿Quieres formar parte de nuestro teatro? -le dijo el dueño del teatro al acabar la función.

Slide 7

-No porque tengo que ir al colegio. -Pues entonces, toma estas monedas por lo bien que has bailado -le dijo un señor. Pinocho siguió muy contento hacia el cole, cuando de pronto: -¡Vaya, vaya! ¿Dónde vas tan deprisa, jovencito? -dijo un gato muy mentiroso que se encontró en el camino. Voy a comprar un abrigo a mi padre con este dinero. -¡Oh, vamos! -exclamó el zorro que iba con el gato-. Eso es poco dinero para un buen abrigo. ¿No te gustaría tener más? -Sí, pero ¿cómo? -contestó Pinocho. -Es fácil -dijo el gato-. Si entierras tus monedas en el Campo de los Milagros crecerá una planta que te dará dinero. -¿Y dónde está ese campo? -Nosotros te llevaremos -dijo el zorro. Así, con mentiras, los bandidos llevaron a Pinocho a un lugar lejos de la ciudad, le robaron las monedas y le ataron a un árbol. Gritó y gritó pero nadie le oyó, tan sólo el Hada Azul. -¿Dónde perdiste las monedas? -Al cruzar el río -dijo Pinocho mientras le crecía la nariz. Se dio cuenta de que había mentido y, al ver su nariz, se puso a llorar. -Esta vez tu nariz volverá a ser como antes, pero te crecerá si vuelves a mentir -dijo el Hada Azul.

Slide 8

- […] Así, Pinocho se fue a la ciudad y se encontró con unos niños que reían y saltaban muy contentos. -¿Qué es lo que pasa? -preguntó. -Nos vamos de viaje a la Isla de la Diversión, donde todos los días son fiesta y no hay colegios ni profesores. ¿Te quieres venir? -¡Venga, vamos! Entonces, apareció el Hada Azul. -¿No me prometiste ir al colegio? -preguntó. -Sí -mintió Pinocho-, ya he estado allí. Y, de repente, empezaron a crecerle unas orejas de burro. Pinocho se dio cuenta de que le habían crecido por mentir y se arrepintió de verdad. Se fue al colegio y luego a casa, pero Gepeto había ido a buscarle a la playa con tan mala suerte que, al meterse en el agua, se lo había tragado una ballena. -¡Iré a salvarle! -exclamó Pinocho. Se fue a la playa y esperó a que se lo tragara la ballena. Dentro vio a Gepeto, que le abrazó muy fuerte. -Tendremos que salir de aquí, así que encenderemos un fuego para que la ballena abra la boca. Así lo hicieron y salieron nadando muy deprisa hacia la orilla. El papá del muñeco no paraba de abrazarle. De repente, apareció el Hada Azul, que convirtió el sueño de Gepeto en realidad, ya que tocó a Pinocho y lo convirtió en un niño de verdad.

URL:
More by this User
Most Viewed