IDAIRA Hans Christian Andersen

+44

No comments posted yet

Comments

Slide 1

HANS CHRISTIAN ANDERSEN.

Slide 2

BIOGRAFIA El más célebre de los escritores románticos daneses fue hombre de origen humilde y formación esencialmente autodidacta, en quien influyeron poderosamente las lecturas de Goethe, Schiller y E.T.A. Hoffmann. Hijo de un zapatero de Odense, su padre murió cuando él contaba sólo once años, por lo que no pudo completar sus estudios. En 1819, a los catorce años, Hans Christian Andersen viajó a Copenhague en pos del sueño de triunfar como dramaturgo. La crisis que vivía el reino a raíz de las duras condiciones del tratado de paz de Kiel y su escasa formación intelectual obstaculizaron seriamente su propósito.

Slide 3

Sin embargo, con la ayuda de personas adineradas, logró estudiar, y en 1828 obtuvo el título de bachiller. Un año antes se había dado a conocer con su poema El niño moribundo, que reflejaba el tono romántico de los grandes poetas de la época, en especial los alemanes. En esta misma línea se desarrollaron su producción poética y sus epigramas, en los que prevalecía la exaltación sentimental y patriótica. El escaso éxito de sus obras teatrales y su insaciable curiosidad lo impulsaron a viajar por diversos países, entre ellos Alemania, Francia, Italia, Grecia, Turquía, Suecia, España y el Reino Unido, y a anotar sus impresiones en interesantes cuadernos y libros de viaje (En Suecia, En España). En 1835, ya de regreso en su país, alcanzó cierta fama con la publicación de su novela El improvisador, a la que siguieron en los años siguientes O.T. y Tan sólo un violinista, entre otras, piezas teatrales como El mulato y una autobiografía, La verdadera historia de mi vida. Durante su estancia en el Reino Unido, Andersen entabló amistad con Charles Dickens, cuyo poderoso realismo, al parecer, fue uno de los factores que le ayudaron a encontrar el equilibrio entre realidad y fantasía, en un estilo que tuvo su más lograda expresión en una larga serie de cuentos. Inspirándose en tradiciones populares y narraciones mitológicas extraídas de fuentes alemanas y griegas, así como de experiencias particulares, entre 1835 y 1872 escribió 168 cuentos protagonizados por personajes de la vida diaria, héroes míticos, animales y objetos animados.

Slide 4

TODAS LAS OBRAS Abuelita Algo Ana Isabel ¡Baila, baila, muñequita! Bajo el sauce Buen humor Cada cosa en su sitio Chácharas de niños Cinco en una vaina Colás el Chico y Colás el Grande Dentro de mil años Desde una ventana de Vartou Día de mudanza Dos hermanos Dos pisones El abecedario El alforfón El Ave Fénix El abeto El ángel El bisabuelo El caracol y el rosal El cerro de los elfos El chelín de plata El cofre volador El cometa El compañero de viaje El cuello de camisa El diablo y sus añicos El duende de la tienda El duendecillo y la mujer El elfo del rosal El escarabajo El gallo de corral y la veleta El gollete de botella El gorro de dormir del solterón El hada del saúco El hijo del portero El hombre de nieve El intrépido soldadito de plomo El jabalí de bronce El Jardín del Paraíso El jardinero y el señor El libro de estampas del padrino El libro mudo El lino El molino de viento El nido de cisnes El niño en la tumba El niño travieso El pacto de amistad El pájaro de la canción popular El patito feo El pequeño Tuk El pino El porquerizo

Slide 5

El ruiseñor El sapo El soldadito de plomo El tesoro dorado El titiritero El torrero Ole El traje nuevo del Emperador El tullido El último día El último sueño del viejo roble El viejo farol El yesquero En el corral En el cuarto de los niños En el mar remoto Es la pura verdad La niña que pisoteó el pan Historia de una madre Historias del sol Holger el danés Ib y Cristinita Juan el bobo La aguja de zurcir La campana La casa vieja La dríade La espinosa senda del honor La familia de Hühnergrete La familia feliz La gota de agua La gran serpiente de mar La hija del rey del pantano La historia del año La hoya de la campana La hucha La llave de la casa La margarita La mariposa La más feliz La Musa del nuevo siglo La niña de los fósforos La niña judía Guardado en el corazón, y no olvidado La pareja de enamorados La pastora y el deshollinador La piedra filosofal La princesa del guisante La princesa y el frijol La pulga y el profesor La Reina de las Nieves La rosa más bella del mundo La Sirenita La sombra  La suerte puede estar en un palito La tempestad cambia los rótulos La tetera La tía La última perla La vieja campana de la iglesia La vieja losa sepulcral La Virgen de los Ventisqueros Las aventuras del cardo Las cigüeñas Las flores de la pequeña Ida Las habichuelas mágicas Las velas Lo más increíble Lo que contaba la vieja Juana

Slide 6

Lo que dijo toda la familia Lo que el viento cuenta de Valdemar... Lo que hace el padre bien hecho está Lo que se puede inventar Los campeones de salto Los chanclos de la suerte Los cisnes salvajes Los corredores Los días de la semana Los fuegos fatuos están en la ciudad... Rompenieves Sopa de palillo de morcilla Tía Dolor de Muelas Tiene que haber diferencias Un tramo de la sarta de perlas Una historia Una historia de las dunas Una hoja del cielo Una rosa de la tumba de Homero Vänö y Glänö Visión del baluarte Los trapos viejos Los vecinos Los verdezuelos Los zapatos rojos ¡No era buena para nada! Pedro, Perico y Pedrín Pegaojos Pluma y tintero Psiquis Pulgarcita ¡Qué hermosa!

Slide 7

Hacía muchos años que el rey del mar era viudo. Su anciana madre era quien se ocupaba de cuidar a sus seis hijas, las princesitas del mar. De estas, la más bella era la menor. Como todas sus hermanas, no tenía pies: su cuerpo terminaba en cola de pez.A partir de los quince años, las princesitas podían salir de las aguas y ver pasar los barcos. Aquel año la menor los cumplía y esperaba con impaciencia el momento en que pudiera ver el mundo.Al fin llegó el día en que la sirena pudo asomar la cabeza a la superficie. A poca distancia había un barco y sobre la cubierta se hallaba un joven y guapo príncipe. La princesa no era capaz de apartar los ojos de él. Estaba enamorada. Durante los días siguientes sólo pudo pensar en aquel apuesto príncipe. Su único deseo era convertirse en un ser humano y vivir siempre junto al joven príncipe. Por eso se decidió a visitar a la bruja del mar. Quizás ella pudiera ayudarla. La bruja del mar no dudó en hacer un trato con ella: la libraría de la cola y le daría dos piernas para andar, por medio de un brebaje que sólo ella sabía preparar, pero cada vez que diese un paso sería como si pisase un afilado cuchillo por los dolores que tendría que sufrir.Si no conseguía enamorar al príncipe, a la mañana siguiente de casarse él con otra doncella, la sirenita se convertiría en espuma flotante en el agua. Además, a cambio del brebaje, debía entregarle su hermosa voz. La princesita aceptó el trato. LA SIRENITA

Slide 8

A la mañana siguiente, cuando el príncipe daba su acostumbrado paseo, encontró a la sirenita ya convertida en una bellísima muchacha. Le preguntó quién era, pero la princesa no podía hablar. Entonces el joven la tomó de la mano y la llevó al interior del palacio. La sirenita era feliz a pesar de los agudos dolores que padecía cada vez que daba un paso. Desde aquel día la sirenita y el príncipe se hicieron inseparables. Una noche, llegó al puerto del palacio un barco de donde bajó la princesa que estaba prometida en matrimonio con el príncipe. El joven se quedó frío como el hielo al verla porque no la conocía. Su padre, el rey, le dijo que su deber era casarse con aquella doncella pero el príncipe dijo que, antes que casarse con una mujer que jamás en su vida había visto y que no le inspiraba amor, prefería renunciar al trono.Ante esa amenaza el viejo rey cedió, escribió una carta de disculpas a su amigo el padre de la princesa y se quejó de haber pasado la mayor vergüenza de su vida, pero en el fondo se alegró de lo que había pasado. Después de que el barco se llevó a la princesa, el príncipe tomó de la mano a la sirenita y dándole un beso le declaró su amor. La pequeña niña cantó de emoción dejando asombrado al príncipe con su melodiosa voz y sintió cómo se iban para siempre los dolores de sus piernas. Los dos reinos de mar y tierra celebraron felices el matrimonio de los príncipes quienes fueron felices para siempre. De la bruja del mar, nadie volvió a saber.

Slide 9

En una hermosa mañana de verano, los huevos que habían empollado la mamá Pata empezaban a romperse, uno a uno. Los patitos fueron saliendo poquito a poco, llenando de felicidad a los papás y a sus amigos. Estaban tan contentos que casi no se dieron cuenta de que un huevo, el más grande de todos, aún permanecía intacto. Todos, incluso los patitos recién nacidos, concentraron su atención en el huevo, a ver cuando se rompería. Al cabo de algunos minutos, el huevo empezó a moverse, y luego se pudo ver el pico, luego el cuerpo, y las patas del sonriente pato. Era el más grande, y para sorpresa de todos, muy distinto de los demás. Y como era diferente, todos empezaron a llamarle el Patito Feo. La mamá Pata, avergonzada por haber tenido un patito tan feo, le apartó con el ala mientras daba atención a los otros patitos. El patito feo empezó a darse cuenta de que allí no le querían. Y a medida que crecía, se quedaba aún mas feo, y tenía que soportar las burlas de todos. Entonces, en la mañana siguiente, muy temprano, el patito decidió irse de la granja. Triste y solo, el patito siguió un camino por el bosque hasta llegar a otra granja. Allí, una vieja granjera le recogió, le dio de comer y beber, y el patito creyó que había encontrado a alguien que le quería. Pero, al cabo de algunos días, él se dio cuenta de que la vieja era mala y sólo quería engordarle para transformarlo en un segundo plato. EL PATITO FEO

Slide 10

El patito salió corriendo como pudo de allí. El invierno había llegado, y con él, el frío, el hambre y la persecución de los cazadores para el patito feo. Lo pasó muy mal. Pero sobrevivió hasta la llegada de la primavera. Los días pasaron a ser más calurosos y llenos de colores. Y el patito empezó a animarse otra vez. Un día, al pasar por un estanque, vio las aves más hermosas que jamás había visto. Eran elegantes, delicadas, y se movían como verdaderas bailarinas, por el agua. El patito, aún acomplejado por la figura y la torpeza que tenía, se acercó a una de ellas y le preguntó si podía bañarse también en el estanque. Y uno de los cisnes le contestó: - Pues, ¡claro que sí! Eres uno de los nuestros. Y le dijo el patito: - ¿Cómo que soy uno de los vuestros? Yo soy feo y torpe, todo lo contrario de vosotros. Y ellos le dijeron: - Entonces, mira tu reflejo en el agua del estanque y verás cómo no te engañamos. El patito se miró y lo que vio le dejó sin habla. ¡Había crecido y se transformado en un precioso cisne! Y en este momento, él supo que jamás había sido feo. Él no era un pato sino un cisne. Y así, el nuevo cisne se unió a los demás y vivió feliz para siempre.

Slide 11

FIN. IDAIRA GONZÁLEZ SUÁREZ.

URL:
More by this User
Most Viewed