Decide tu libertad

+4

No comments posted yet

Comments

Slide 1

DECIDE TU LIBERTAD 20 pasos hacia adelante Jorge Bucay

Slide 2

Hace algo mas de medio siglo, una fría tarde, en Moscú, el entonces secretario general del partido comunista, Nikita Krushchev, denunciaba en el vigésimo congreso de su partido los horrores cometidos durante el gobierno del despótico hombre fuerte de todas las Rusias, José Stalin, muerto 3 años antes, después de haber ejecutado a miles de opositores y mandando matar a todos los viejos compañeros de la Revolución de Octubre, entre ellos a León Trotsky.

Slide 3

Por primera vez, el premier ruso Krushchev contó frente a un centenar de sorprendidos representantes partidarios cómo, despiadadamente Stalin, había encarcelado y torturado a miles de los que habían osado oponerse a su autoridad, ordenó deportaciones en masa y recluyó a todos los demás de por vida en las cárceles de la helada Siberia. El secretario general relató con detalles los planes siniestros para oprimir a los países satélites de la URSS, aplastando con el poderío militar del Soviet.

Slide 4

Stalin no escatimó en crueldad para hacer saber al mundo entero, dentro y fuera de Rusia, que nada frenaría su intención de decidir los destinos de la parte del planeta que quedó bajo su “control” después de los acuerdos de Yalta Los que estaban presentes, decían que podía literalmente escucharse en la sala la respiración de algunos camaradas mientras escuchaban el escalofriante relato.

Slide 5

De pronto una voz se escuchó saliendo de entre las cabezas aglutinadas de los dirigentes. La voz preguntaba casi increpando a Kruschev: Todos entendieron lo que la frase insinuaba sin decirlo. Nikita Krushchev había trabajado muy cerca del fallecido tirano, había sido depositario de su confianza. -¿Y dónde estabas tu, camarada mientras pasaba esto?

Slide 6

La pregunta ponía en evidencia que, con su silencio, el ahora denunciante de alguna manera había sido cómplice de las mismas infamias que denunciaba en ese momento. El secretario Krushchev hizo silencio. La pregunta a viva voz había conseguido callarlos a todos. -¿Quién dijo eso? –preguntó luego con firmeza.

Slide 7

No hubo respuesta. -¿Dónde está el que hizo esa pregunta? –volvió a preguntar, estirando el cuello como buscando una mano levantada entre la multitud. Rusia no era ya la de Stalin pero estaba muy lejos de ser un modelo de democracia o un estado que pudiera garantizar la integridad de los que se oponían al régimen.

Slide 8

Los servicios secretos del Soviet, que luego se convirtieron en la famosa KGB, seguían siendo poderosos y temibles. Nadie contestó la pregunta de Nikita Krushchev. Fue entonces cuando el secretario del partido dio respuesta genial a la incómoda pregunta:

Slide 9

-Ya que no te animas a decirme dónde estás, voy a contestar a tu pregunta de manera que no te quede duda de mi respuesta. ¿Dónde estaba yo en aquellos días?... Yo estaba exactamente en el mismo lugar y en la misma posición en la que tú estás ahora.

Slide 10

Reflexión Todos hemos vivido situaciones en las que nos ha sido muy difícil mantenernos en el centro del escenario para denunciar un atropello o una injusticia… Y con mayor o menor éxito nos hemos planteado si debíamos o no animarnos a tamaña rebeldía. Tú y yo hemos pasado por momentos en los cuales, sin demasiada conciencia, decidimos renunciar a algunas libertades. ¿Qué me cuesta renunciar a mi elección? “Después de todo –nos decimos- es un tema tampoco importante”

Slide 11

Cuantas veces nos conformamos con la renuncia a nuestro rumbo, convencidos de que la lucha por la libertad es la batalla de las grandes cosas y no la de las minucias. Es necesario recordar que la libertad es tan importante como para no renunciar a ella ni siquiera por un momento. Decía Octavio Paz que la libertad es simplemente la diferencia entre dos monosílabos: SI y NO. Es el derecho que me otorgo de elegir una u otra respuesta lo que me hace libre o esclavo (Y NO EL ALTO PRECIO QUE, CON FRECUENCIA, DEBO PAGAR POR MI ELECCIÓN).

Slide 12

Soy responsable de las decisiones que tomo, por tanto, soy libre de quedarme o salir, de decir o callar, de insistir o de abandonar, de correr los riesgos que yo decida y de salir al mundo a buscar lo que yo necesito.

Slide 13

Si te gustó éste mensaje, compártelo con alguien mas. Irma Leticia Gallardo M. Especialista en Tecnología Educativa http://tecnoning.ning.com irmagallardo@telcel.blackberry.net

Summary: La libertad es la diferencia entre dos monosílabos "si y no"

Tags: elección libertad decision responsabilidad

URL: