San Vicente Martir

+11

No comments posted yet

Comments

Slide 1

San Vicente Martir:

Slide 2

San Vicente Martir: Presentamos para todos los fieles Católicos, estas sencillas notas de nuestro Patrono el Diacono y Martir San Vicente. Porque sin lugar a dudas San Vicente Martir fue, es y seguirá siendo uno de los mas ilustres mártires de la Iglesia Católica.

Slide 3

¿Quién es San Vicente Mártir? Fue San Vicente Mártir uno de los mas ilustres Mártires de la Iglesia de España, y en si de la Iglesia Católica. En quien se hizo mas visible cuanto puede la gracia de Jesucristo.

Slide 4

El santo nació en Huesca una de las más, mejores y distinguidas casas del país. Desde niño le entregaron sus padres al gobierno y la dirección de Valerio Obispo de Zaragoza, que le crió en toda piedad haciéndole instruir en los misterios como en las obligaciones de la religión.

Slide 5

Hacia el fin del año 303, que fue el principio de la persecución que los emperadores Daciano y Maximiniano emprendieron contra la iglesia. Queriendo daciano gobernador de la provincia de Tarragona apresar a los dos mayores héroes cristianos que eran conocidos en toda España

Slide 6

Bacilo daciano de la generosa libertad del santo diacono, se contento con desterrar a San Vicente Martir, dio la orden a los verdugos que empleasen los tormentos más crueles y para que inventasen, los más terribles que pudiesen discurrir, a fin de vengar a los dioses del desprecio que se les había hecho. Inicio del martirio del Diácono:

Slide 7

Poniéndole al punto sobre la canasta aplicándole los cordeles, comienzan a tirarle de pies y manos, jugando el artificio de aquella horrible maquina con tanta violencia que luego se oyó un ruido y se percibió la dislocación de todos los huesos de suerte apenas se mantenían los miembros unidos por los pedazos de nervios, viendo el tirano que el Santo Martir se reía de aquel tormento.

Slide 8

Mando le rasgaran las espaldas con garfios o uñas acerados haciendo esto tan crudo, que se le descubrieron las costillas hasta el espinazo. Esperaba Daciano que el Santo Martir lanzaría por lo menos un suspiro o dejaría correr alguna lagrima; pero queriendo el Señor dar a entender a los hombres que sabe muy bien cuando cuando quiere endulzar las penas que se padecen por su amor hizo que el Santo sufriese este segundo suplicio con tanta constancia como con mucha alegría como había sufrido el primero quedando atónito el tirano al ver aquella tranquilidad del Santo Martir.

Slide 9

El segundo Martirio: Ordeno Daciano que el Santo fuese despedazado de nuevo, lo que hizo con tanta crueldad arrancándole crecidos pedazos de carne, dejaban ver patentes las entrañas donde corrían arroyos de sangra por todas partes, y solo se miraba un esqueleto que sobrevivía en fuerza de milagro. Comprendió bien el tirano que en aquella constancia estaba una cosa fuerza sobre natural que nunca vencería una fuerzan tan superior a la suya, mando que se cesasen los tormentos; pero, sin manifestarse vencido le ordeno que a lo menos le entregase los libros Sagrados para arrojarlos al fuego, ofreciéndole la vida si le obedecía en esto.

Slide 10

Vicente, con modo grato, bastantemente intrépido respondió al juez que el fuego con que amenazaba a los libros estaría mejor empleado en el mismo Santo para acabar el sacrificio en las llamas; y también me veo obligado a prevenirte añadió el invicto Martir, que algún día arderás tu por toda la eternidad en las llamas del infierno si no renuncias al culto de los falsos dioses.

Slide 11

Apurado todo el sufrimiento de Daciano al oír tan no esperada respuesta y no pudiendo contener la indignación en el pecho, mando que al instante le extendiesen en una cama de hierro ardiendo aplicándole por todo el cuerpo laminas o planchas encendidas. El Tercer Martirio:

Slide 12

Renovoce la alegría de Vicente a vista del nuevo tormento que le esperaba. Todo su gusto era pasar de un suplicio a otro, del eculio o del potro a las parrillas, las cuales se componían de unas barras atravesadas, no de plano, sino de esquinas, abiertas en forma de sierra y salpicadas a trechos de púas agudas a manera de rayo. Su elevaron era de una cuarta escasa, y se colocaban sobre cartones encendidos que estaba continuamente avivando los verdugos. Llenavanse todos de horror al ver aquel cuerpo medio desollado amarrado con cadenas a la parrilla cubierto de planchas ardiendo por la parte superior, mientras por la inferior le derretía el bracero. La grasa que el Santo cuerpo destilaba añadía mucha fuerza a la violencia del fuego y como si aquel conjunto de tormentos no bastase a causarle un dolor agudísimo y cruel, cuidaban los verdugos de avivársele, llenándole de sal las yagas y las heridas.

Slide 13

Permanecía Vicente inmóvil los ojos fijos en el cielo y el semblante risueño, adorando y bendiciendo sin cesar al Señor en aquella postura de inmolación y de victima. Pero como la mano del Todopoderoso se descubría tan visiblemente en la alegría y en la constancia de Santo Mártir no podía permanecer expuesto por mucho tiempo a los ojos del publico un espectáculo que tanto desacreditaba el culto de los ídolos todos admiraban la fuerza prodigiosa del paciente y hasta los mismos gentiles clamaban que aquello no podía ser sin gran milagro: de suerte que se vio precisado Daciano a mandar retirar al invicto mártir diacono. Encerrándole en un oscuro calabozo donde le tendieron para descansar sobre pedazos de hierro con severa prohibición de que no se le diese el menor alimento ni el mas ligero alivio pero el Señor tubo providencia de su ciervo, porque de repente bajo una celestial luz que despidió las tinieblas del calabozo, y al mismo tiempo derramo Dios en el alma de aquel héroe una divina dulzura, un consuelo de superior orden que le inundo de alegría hallase de repente restituido a su antigua robustez y mejorado en su natural hermosura exhalando de cuerpo un suavizo olor que llenaba de fragancia aquel lugar hediondo.

Slide 14

Bajaron a hacerle compañía escuadrones de espíritus angélicos y se dejaron percibir los celestiales cánticos con que entonaban alabanzas al Señor de manera que aquella horrorosa prisión se convirtió en paraíso de delicias. La fragancia, la música y el resplandor llenaron de admiración a los guardias pero quedaron atónitos cuando vieron a Vicente sin la más leve señal de los tormentos pasados y convertidos en rosas los pedazos de hierro de que estaba alfombrado el calabozo no era fácil resistir a tanto tropel de prodigios convirtieronse a Cristos el alcaide con los guardias; y llegando la noticia a Daciano lo que pasaba, tomo (fuese desesperación o despique) una resolución bien extraña manda que al punto saque al Santo del calabozo ordena que le acuesten en la cama mas blanda y mas regalada que se pueda disponer y da providencia para que se le cuide sin perdonar a regalo ni a remedio. Publicase en toda la ciudad este decreto: acuden los fieles en tropas a la cárcel; conducen al santo como en triunfo en las calles; pero Vicente en el regalado lecho que se tenia prevenido, cuando, como si fuera el aquel mayor de los tormentos, espiro y voló su alma al cielo a recibir la corona y el premio de su victoria sucediendo esto el día 22 de enero del año 304 o 305.

Slide 15

Ultimo destino del Martir: Rabioso y fuera de si Daciano al verse vencido y confundido por aquel héroe Cristiano mando que fuese su cadáver y que sacándole al campo le arrojasen en un barranco donde sirviese de pasto a las aves y a las fieras; pero envió Dios un cuervo de grandeza extraordinaria que le hizo centinela y le defendió de los demás animales. Ordeno el tirano que le echase en alta mar, porque no le diesen culto y careciese de ese consuelo la devoción de los fieles; pero el Señor que se burla de todos los artificios de la humana prudencia, condujo a la orilla al Santo Cuerpo; y acudiendo los Cristianos, le enterraron secretamente fuera de las murallas de Valencia en el mismo lugar donde hoy es venerado en una magnifica iglesia en el año 542 sitio y tomo a Zaragoza Gildeberto, Rey de Francia y se contento con llevarse la estola que había servido al Santo diacono, y se la entrego a San German Obispo de Paris conservase esta preciosa reliquia en la Iglesia de San German, que Antiguamente se llamaba de San Vicente. Ultimo destino del Martir: Rabioso y fuera de si Daciano al verse vencido y confundido por aquel héroe Cristiano mando que fuese su cadáver y que sacándole al campo le arrojasen en un barranco donde sirviese de pasto a las aves y a las fieras; pero envió Dios un cuervo de grandeza extraordinaria que le hizo centinela y le defendió de los demás animales.

Slide 16

Investigado Por: Jorge Mejicanos San Vicente Pacaya Enero de 2009

Summary: Vídeo alojado por: Asociación Vía Vicentius Valentiae - Vía Romana. Breve relato de los martirios de San Vicente Mártir.

Tags: vicente martir martirios

URL: