Psicología social

+27

No comments posted yet

Comments

Slide 1

FICHA DE CÁTEDRA 1

Slide 2

Lic. Florencia Mussari - IPCC FICHA DE CÁTEDRA 1: APROXIMACIÓN HISTÓRICA A LA PSICOLOGÍA SOCIAL ELUCIDACIÓN CRÍTICA El termino elucidar (del latín elucidāre) significa “exploración acerca de…”. Como una exploración inacabada, la elucidación critica busca pensar sobre lo dicho y hecho mientras se busca conocer con mayor precisión eso que como hecho deberá ser desecho, otorgando a la actividad de-constructiva un lugar central en la tarea de elucidación. La tradición de la teoría crítica ha evitado la producción de sistemas teóricos cerrados, prefiriendo el contrapunto y la interrogación con diversos sistemas de pensamiento. El contrapunto y la interrogación son los métodos a utilizar para elucidar críticamente. Según la psicóloga Ana Maria Fernández, los discursos respecto de la Psicología Social fueron organizando una infatigable torre de Babel. Esta metáfora tiene un origen bíblico: narra cómo los hombres pretendían, con su construcción, alcanzar el cielo; pero los constructores hablaban diferentes lenguas, hubo confusión y se dispersaron. Podemos plantear que los teóricos de la Psicología Social hablan diferentes lenguas; no puede considerarse un único cuerpo teórico sistemático de la disciplina. Se impone un cierto recorte disciplinario; recorte que es necesario realizar desde la elucidación critica. LOS PRECURSORES DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL A lo largo de la historia, los seres humanos produjeron distintos tipos de conocimientos y prácticas con la finalidad de conocer y adaptarse -con mayor o menor eficacia- al mundo en el que les ha tocado vivir. Ya en la Antigua Grecia, se buscaba comprender dos ordenes de fenómenos: la naturaleza de la realidad (lo objetivo); y el carácter del alma (la mente), inmortal y eterna, no sometida a las leyes de la naturaleza, lo subjetivo, lo intuitivo. Sin embargo, el conocimiento científico tuvo que enfrentarse y diferenciarse del conocimiento divino. El pensamiento medieval retrasó y frenó los intentos de estudiar la conducta humana de la cultura griega. En la época medieval, se pensaba que las formas de vida social derivaban de un diseño divino; y el mandato divino no se discute. Será a partir del siglo XIV, con el Renacimiento, aparece un nuevo interés por el hombre percibido como miembro de la naturaleza. A partir de este período, comienza a pensarse en el hombre como agente y objeto social. Los siglos XVI y XVII conducen el pensamiento humano hacia la ciencia moderna, se produce un vínculo más estrecho entre teoría y

Slide 3

evidencia empírica. El filósofo francés Rene Descartes (1596-1650), considerado como el fundador de la filosofía moderna, en el siglo XVII rompe con la escolástica propia de la Edad Media. Propone una consideración dualista del hombre: res cogitans (alma pensante, incorpórea, no forma parte del mundo natural) y res extensa (el cuerpo, concebido como una maquina que puede funcionar autónomamente). El dualismo cartesiano llega hasta nuestros días, en nuestro campo. La psicología social tiene una delimitación confusa y ampliamente cuestionada. Generalmente el debate se instala en términos dicotómicos: unos enfatizan lo sociológico y otros lo psicológico, entre los defensores de la observación y los métodos naturales de recolección de datos y los defensores de la experimentación y los métodos controlados de recolección de datos, entre los defensores del modelo humanista del hombre y los defensores de un modelo mecanicista del hombre, entre los defensores de un enfoque positivista y los defensores de un enfoque fenomenológico, etc. Como producto de estas dicotomías polémicas, se pueden identificar dos corrientes teóricas: una psicología social psicológica y una psicología social sociológica. El psicólogo alemán Wilhem Wundt (1832-1920) es considerado el fundador de la psicología experimental, que estudia la experiencia de los seres vivos desde su interior. Por sus aportes teóricos, la psicología se desvinculó parcialmente de la filosofía para consolidarse como disciplina independiente. Wundt creó simultáneamente una psicología experimental (no social) como disciplina autónoma, ciencia de la naturaleza y una psicología social histórica (no experimental), ciencia del espíritu. La mente es el objeto de estudio; por eso, la importancia dada a la introspección como método, a la vez que a la experimentación fisiológica y al estudio de los productos culturales. Su gran obra, por lo cual se lo considera precursor de la psicología social es “Psicología de los pueblos”, en la cual propone que cada Nación tiene una serie de características comunes entre sus habitantes. Wundt insiste en la cuantificación y control de las variables psíquicas; los espíritus de diferentes pueblos, piensan, actúan y se instalan en el mundo, de una forma particular. La cultura se define como un proceso colectivo influido por los cambios históricos. La psique de los pueblos es un producto mental (creado por, y en, comunidad) que no se puede reducir a la conciencia individual, sino que presupone la acción recíproca de muchos individuos. Es decir, que los procesos psicológicos superiores elevados (conciencia, razonamiento, pensamiento y lenguaje) no pueden reducirse a lo intraindividual, sino que se explican dentro de un contexto sociocultural. La influencia del pensamiento de Wundt será notable en alguno de sus coetáneos como Durkheim, en particular, la consideración del hecho social como algo externo al individuo que no puede ser comprendido desde la perspectiva psicológica individual, en el abordaje sociológico de la moralidad y en la diferenciación entre representación individual y colectiva. Los aportes de Wundt serán el germen de una de las dos tradiciones históricas de la psicología social: la psicología social sociológica, para la cual la conciencia individual es el resultado de la creación de significados en la interacción social.

Slide 4

Por otro lado, la psicología social psicológica surgió a principios del siglo XX, fundamentalmente en los Estados Unidos, vinculada al conductismo. Desde un positivismo lógico se enfatizó la posibilidad de estudiar la conducta observable por aproximación externa, utilizando el método experimental. El objeto de estudio es el individuo y su forma de relacionarse con el medio circundante; para, luego, formular leyes generales sobre la conducta social. En esta corriente, como uno de sus grandes precursores, podemos ubicar al psicólogo norteamericano John Broadus Watson (1878-1958), padre del conductismo. La corriente conductista surgió como reacción contra el subjetivismo de la introspección de Wundt, destacando que la psicología sólo debía estudiar los fenómenos observables, repetibles y mesurables, los estímulos que impactan al ser humano y su respuesta. En psicología social, los conductistas estudian las respuestas de un individuo frente a los estímulos del ambiente en el proceso de aprendizaje de conductas sociales. Toda conducta humana es, para el conductismo, producto de la influencia moldeadora del ambiente, que deja su impronta en el sujeto. El aprendizaje social tiene una relevancia fundamental. Watson consideraba una continuidad entre el animal y el hombre con relación a la adaptación al ambiente. En su obra más conocida “El conductismo” destaca el papel del ambiente por encima de la herencia y las consecuencias de la intervención humana sobre el ambiente. Los métodos adecuados que se establecen para la psicología de la conducta son: la observación, el estudio de los reflejos condicionados, los tests y los informes verbales. LA POLEMICA INDIVIDIO-SOCIEDAD La psicología social se caracteriza por conceptos como relación, interdependencia, interacción, influencia, entre otros. Enlaza las conductas a fenómenos micro y macros sociales; aborda la experiencia subjetiva de las personas, tal como se construye en la interacción social. Implica una perspectiva, no individual, para enfrentar la problemática humana. Las personas intentan explicar sus experiencias de vida, atribuyendo significados intersubjetivos a las circunstancias vividas. En síntesis, la psicología social es una rama de las Ciencias Sociales que intenta explicar como la sociedad influye en la cognición, la motivación, el desarrollo y el comportamiento de individuos y es influida por ellos. Hay una relación recíproca entre sociedad e individuo; relación que tiene distintos matices según la posición teórica. En el siglo XIX en Europa, se desarrollan las teorías de tres sociólogos franceses muy importantes en la tradición de la psicología social sociológica: Emile Durkheim, Gabriel Tarde y Gustav Le Bon. El sociólogo francés Emile Durkheim (1858 - 1917) postula que lo social, las normas sociales, son exteriores al individuo y ejercen sobre él una coerción extraña. Enfatiza la primacía de lo social por encima de lo individual, lo social es irreductible a una explicación psicológica individual, posee características peculiares y es anterior a la existencia del individuo.

Slide 5

Para Durkheim, las diferentes formas de organización social generan sistemas organizados de creencias y conocimientos sobre la realidad. Este autor introduce las categorías básicas del pensamiento y la conciencia colectiva, que los psicólogos sociales actuales toman como piedra angular en el desarrollo de la noción de representación social. Durkheim propone la necesidad de crear una ciencia que se ocupe de estudiar la distinción entre conciencia individual y conciencia colectiva; diferenciando las representaciones individuales, de las representaciones colectivas. La causa determinante de un hecho social debe ser buscada en otros hechos sociales precedentes, no en los estados de conciencia individual. En esta misma línea, podemos ubicar a otro sociólogo francés, Gustav Le Bon (1841 - 1931); quien desarrolló una psicología de las multitudes describiendo fenómenos particulares que se dan en las muchedumbres. Escribió “La psicología de las masas”, texto que aborda distintos comportamientos colectivos. Le Bon opina que los fenómenos de masas eclipsan todas las características humanas individuales positivas. El ascenso de las masas coincide con la declinación de la civilización, ya que el alma colectiva, a través de la sugestión y el contagio, propende una conducta inconciente e irracional, de modo que los hombres sienten, piensan y actúan de un modo completamente distinto a como lo haría cada uno de ellos por separado. La masa se transforma así en una entidad psicológica distintiva e independiente de los miembros que la componen. Dentro de la corriente de psicología social sociológica, pero en polémica con las ideas de Durkheim, podemos ubicar al sociólogo francés Gabriel Tarde (1843 - 1904). Tarde postula que el individuo interioriza las normas sociales, que se transforman en lo más íntimo del sujeto. Enfatiza la primacía de lo individual por encima de lo social. Asimilada a la conciencia, la coerción normativa se hace interior, frente a las creencias y deseos. Subraya el carácter dinámico y selectivo de la imitación. Para Tarde, la consideración de las relaciones sociales (interpsicología) posee un claro énfasis en lo interaccional (interespiritual). La interpsicología se refiere a la reciprocidad de las imitaciones. En el proceso social, los individuos se influyen recíprocamente, construyendo así una conciencia colectiva. La teoría de Tarde preanuncia la posterior teoría del rol y la perspectiva social del sí mismo que deriva de asumir el rol del otro. Gabriel Tarde fue reconocido como uno de los precursores de la psicología social, asociado a la figura de Emile Durkheim con quien polemizó acerca de la influencia fundamental del ser humano en la vida social. El debate Durkheim-Tarde implica el debate individuo-sociedad. Por un lado, Tarde enfatiza el papel del individuo, sus innovaciones y sus invenciones sobre el desarrollo social. El individuo interioriza las normas que se transforman en lo más íntimo del sujeto, la conciencia colectiva no tiene una existencia independiente de los individuos. Tarde sostiene que somos el resultado de la combinación de una multiplicidad de otros. Por otro lado, Durkheim enfatiza el papel de lo social, las normas sociales son exteriores al individuo. Lo social es irreducible a una explicación psicológica individual, posee características peculiares y es anterior a la existencia individual.

Slide 6

A principios del siglo XX, la psicología social sociológica se vincula con el interaccionismo simbólico, escuela que se desarrolló en la Universidad de Chicago; entre sus referentes podemos encontrar al psicólogo George Mead (1863-1931). Para Mead, las influencias más importantes sobre la conducta son simbólicas, derivan del uso del lenguaje en la interacción e impregnan de significado la conducta social. La persona se constituye a través de la internalización de los significados plasmados en la interacción social e incorporados al si-mismo. El símbolo despierta en la persona propia lo que suscita en el otro individuo; esto posibilita ver el mundo tal como lo ven los demás. En síntesis, las ideas de Mead establecen la superación de la controversia acerca de la prioridad del individuo o de la sociedad. Además, Mead, resuelve la antítesis planteada por Wundt, entre su psicología fisiológica experimental y sus psicología social histórica, proponiendo que el individuo es un producto de la interacción recíproca a través de la cual surge la mente. La mente constituye también un producto social. LA PSICOLOGIA SOCIAL COMO DISCIPLINA Aunque todavía es discutido, se ubica el surgimiento de la psicología social como disciplina en 1908. En ese año, se produce la publicación de dos manuales de psicología social. - “Psicología Social “ de Edward Ross (1866 – 1951), obra orientada a la psicología social sociológica. Ross es un sociólogo norteamericano, influenciado por las ideas de Tarde y la psicología colectiva europea. Postula una psicología social que estudie las conductas resultantes de las interacciones sociales, estudio del interjuego psíquico entre el hombre y su medio ambiente, la sociedad. Toma la noción de interdependencia individuo–sociedad. La influencia social es muy importante en su teoría: las conductas se establecen por convenciones sociales. Estudia las uniformidades en la conducta humana debidas a causas sociales, y destaca la imitación como explicación de la conducta. - “Introducción a la Psicología Social” de William Mc Dougall (1871-1938), obra orientada a la psicología social psicológica. Mc Dougall es un psicólogo ingles, representante de la psicología hórmica (psicología de corte individual que explica la conducta a través de los instintos o tendencias innatas). Considera a los instintos humanos como origen o causa de la conducta individual o social. Cada instinto se corresponde con una conducta específica y su correspondiente expresión emocional. La influencia social tiene una importancia secundaria en Mc Dougall: los componentes emocionales de los instintos son inmutables; aunque existen instintos sociales que determinan la conducta social. En la década del 30`, se impone el positivismo como forma de establecer y delimitar los conocimientos científicos. Dentro de esta tradición, el modo de producir una psicología verdaderamente científica era tomar el modelo de las ciencias naturales y construir una ciencia objetiva. El psicólogo norteamericano Floyd Henry Allport (1890 – 1978) fue el principal representante de este enfoque en la psicología social. Rechaza el concepto de instinto; sostiene

Slide 7

que el comportamiento social proviene de muchos y diferentes factores incluyendo la presencia y acciones de otras personas. Para Allport, la psicología social es el estudio de la conducta social, las estimulaciones y reacciones que surgen entre los individuos. La conciencia es una respuesta individual, de índole fisiológica frente a estímulos del medio. Plantea que no existiría una psicología de grupos que no fuera esencial y completamente una psicología de individuos. Retomando las ideas de Watson, propone el concepto de facilitación social: algunas conductas duran más cuando el individuo está acompañado. A partir de la influencia de Allport, en la teoría americana, comienza una tendencia a estudiar problemas sociales específicos para buscar soluciones o explicaciones especificas. Se desarrollaron amplias experiencias. Como ejemplos podemos mencionar: investigaciones respecto a la formación de normas sociales, en competitividad o cooperación (Sherif & Sherif); estudios longitudinales de cambio de actitudes (Newcomb); naturaleza del prejuicio (Gordon Allport); investigaciones sobre conformidad y formación de impresiones (Asch); entre otros. Las problemáticas sociales producidas en la Segunda Guerra Mundial dieron un impulso a este tipo de estudios empíricos, que se dirigían a buscar la solución de urgentes problemas nacionales. Otra corriente psicológica que surgió paralelamente al conductismo positivista americano fue la psicología de la gestalt, en Alemania. La psicología de la gestalt (psicología de la forma) sostiene que la realidad está organizada y la ciencia funciona como un sistema integrador y comprensivo. La mente representa la organización de los objetos del mundo externo, así como los procesos fisiológicos. Existe un paralelismo entre las estructuras de los fenómenos del mundo natural y las estructuras y dinámicas mentales. La psicología gestáltica, a partir de Kurt Lewin, tuvo gran influencia en la Psicología Social. En 1933, el psicólogo polaco Kurt Lewin (1890 – 1947), al ser perseguido por el régimen nazi, se exilia en Estados Unidos. Allí funda una escuela gestáltica. Lewin enfatiza el estudio de los procesos psicológicos; resalta la importancia de explicar la conducta humana a partir de los hechos presentes en la situación social. Señala la relevancia de la estructura y su dinámica como forma de organización de sistemas en equilibrio dinámico. La teoría del campo de Lewin afirma que es imposible conocer el conocimiento humano fuera de su entorno, de su ambiente. La conducta ha de entenderse como una constelación de variables independientes, las cuales formarían el campo dinámico. Muchas líneas de investigación aparecieron en Estados Unidos y Europa, en los años 60`, pero se destacan: la atracción personal y el amor romántico, la formación de impresiones, la atribución, otros aspectos de la percepción social, la influencia social, obediencia, conformidad, sumisión y los efectos del entorno físico en diversas formas del comportamiento social. Por otro lado, en 1967 se crea el Comité Latinoamericano de Psicología Social (COLAPSO), a partir de esta década, la psicología social comienza a tener un auge considerable tanto en publicaciones como en profesionales expertos en América Latina. En este contexto sociocultural, las perspectivas teóricas y metodológicas son diferentes. Comienzan a gestarse ensayos teóricos acerca del cambio social. Como ejemplos podemos mencionar: la marginación y exclusión social

Slide 8

(Castel); el estudio de inmigrantes (Cruz); efectos ambientales de motivaciones sociales (Marín). La psicología social en América Latina se distancia del modelo norteamericano, que busca desarrollar modelos de prevención y tratamiento de comportamientos considerados perturbadores para la sociedad. Las teorías psicológicas americanas no sirven para enfrentar la problemática social latinoamericana (subdesarrollo, miseria, analfabetismo, desempleo, urbanización sin planeación y violencia generalizada, entre otras). Entonces, se trata de buscar fuerzas instituyentes para producir cambios sociales. En esta tradición, nos encontramos con los desarrollos de Ignacio Martín-Baró (1942-1989), un psicólogo español que dedico gran parte de su vida a estudiar la realidad social y política de El Salvador. Sus ideas se identifican como psicología social liberadora. A través de su discurso, investigación y programas de rehabilitación, Martín-Baró trabajó con el objetivo de sanar las cicatrices individuales y colectivas de la guerra civil y la opresión. Poco tiempo antes de su muerte, tenía planeado abrir un policlínico para atender niños y adultos sobrevivientes. Martín-Baró fue también una figura central en los esfuerzos por establecer una red internacional de individuos y organizaciones que trabajan sobre problemas de derechos humanos y salud mental. En el marco de una corriente mundial de transformación de la ciencia, como la que estamos atravesando en la actualidad, es indispensable considerar nuevas producciones de pensamiento; como el construccionismo social; que se desarrollo en América Latina a partir de mediados de los 80` y también en nuestro país desde el enfoque psicoanalítico. El construccionismo social, que puede considerarse una crítica metateórica (teoría de la teoría) cuestiona el modo tradicional de construir conocimientos en psicología social. Esta posición intenta abordar el modo en que las personas interpretan el mundo, se vinculan y construyen su realidad. Al supuesto de que no hay forma privilegiada de acceder a la realidad, se agrega el cuestionamiento a la verdad como correspondencia y representación de una realidad que estaría por fuera de quien la conoce. A través de la elucidación critica, se construyen interrogantes, se deconstruyen las teorías. Pero ¿cuál sería la utilidad de construir teorías que simultáneamente son deconstruidas? La reflexibilidad como una característica de este tipo de práctica científica permite el debate de los investigadores e investigadoras consigo mismos y con los otros y otras, explorando sus argumentaciones y propósitos y seleccionando aquellas teorías que puedan resultar más relevantes socialmente. LA PSICOLOGÍA SOCIAL EN LA ARGENTINA El pensamiento grupal en Argentina tiene distintas introducciones posibles. El psicólogo Marcelo Percia diferencia dos corrientes del pensamiento social en Argentina: tendencia de aplicación y tendencia de ruptura/desvío. En la década del 50`, comienzan los primeros desarrollos grupalistas. Tenían una marca de origen: ser psicoanalistas y pertenecer a la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA).

Slide 9

Proponían una mudanza, una aplicación del psicoanálisis al grupo. La intención de ampliar los marcos de sus acciones clínicas, los llevo a pensar el trabajo en grupos como un psicoanálisis aplicado. En este punto, destaca Percia, la noción de aplicación admite, por lo menos, dos sentidos: por un lado poner el saber psicoanalítico sobre otra cosa; por el otro, ser “aplicado” (buen alumno) y mantenerse dentro de las exigencias institucionales de la APA. Esta tendencia de aplicación condujo a la propuesta de un psicoanálisis de grupo; en el cual se busca demostrar que en la situación de grupo se dan emergentes del inconciente equivalentes a las producidas en la situación analítica. Hay otra tendencia, que se hace presente en la década del 60´, marcada por una inventiva y estilo propio de lo grupal: la tendencia de ruptura; desvío del encierro unificante de la institucionalización del psicoanálisis. Esta tendencia busca inagurar lo grupal. Como autor bisagra entre estas dos tendencias, encontramos a Enrique Pichon Riviere (1907–1977) fue un médico psiquiatra suizoargentino, considerado uno de los introductores del psicoanálisis en Argentina. En la década del ’40, junto con Ángel Garma, Celes Ernesto Carcamo y Arnaldo Rascovsky funda la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA). Señala Pichón Rivière que su vocación surgió de la tentativa de resolver el conflicto entre dos culturas: la europea, su cultura de origen, y la guaraní, de la que fue testigo desde los 4 años, cuando su familia emigra al Chaco. En la cultura guaraní se encuentran vestigios de pensamiento mágico. El examen de este mundo interno de fantasías inconcientes llevó a Pichón Rivière a ampliar la idea de relación de objeto formulando la noción de vínculo, que sustituyó además, al concepto de instinto. Esta ruptura parcial con algunas ideas del psicoanálisis desembocó en la construcción de una Psicología Social. En 1953 crea la Primera Escuela Privada de Psicología Social y, en 1955, junto con Gino Germani, el Instituto Argentino de Estudios Sociales (IADES). Progresivamente va interesándose por la actividad de los grupos en la sociedad hasta dejar la concepción del psicoanálisis ortodoxo por el desarrollo de un nuevo enfoque epistemológico que lo llevará a la Psicología Social. Migración de la que da cuenta en su libro "Del psicoanálisis a la psicología social" en el que concibe a la Psicología Social como una democratización del Psicoanálisis. Esta democratización del psicoanálisis es lo que la tendencia de ruptura viene a proponer. Se pone en escena un cuestionamiento de los limites impuestos por el pensamiento dogmático; con convicción de que el trabajo intelectual es parte del campo de batalla social.  

Summary: presentacion power point, de la ficha de catedra Nº1.

Tags: psicologia social

URL:
More by this User
Most Viewed
Previous Page Next Page
Elementos de arquitectura y urbanismo
Elementos de ...
 
 
 
Previous Page Next Page